¿Por Qué La Plataforma?

En las últimas décadas, la población española ha sufrido una de las transformaciones más importantes de su historia moderna. Como ya antes había ocurrido en otros países de nuestro entorno, la diversidad constituye hoy una de las características más relevantes de nuestra composición social. A la diversidad cultural y lingüística que ha conformado nuestro país desde sus orígenes, se han añadido numerosas personas que proceden de otros países y otros continentes, pertenecen a una pluralidad de etnias, tienen distintas culturas y profesan diferentes religiones. A ella hay que sumar otras facetas de la diversidad, como es la conformada por las personas socialmente excluidas.

Además, en otros ámbitos de la diversidad social hemos conseguido avances históricos, como en el reconocimiento de los derechos de las personas LGBTI o con discapacidad; de tal forma que muchos colectivos distintos se están haciendo visibles en la esfera pública, ante el resto de la sociedad y ante el conjunto de las instituciones, como una parte más de la ciudadanía.

Pese a este cambio tan trascendente, la ausencia de graves conflictos de convivencia refleja la madurez y la tolerancia de la sociedad española. Sin embargo, aún se manifiestan graves problemas de discriminación y todavía resta mucho para conseguir que el conjunto de las instituciones públicas garanticen efectivamente el ejercicio igualitario de los derechos humanos.

Fotografías de la Plataforma